Mar, 22 de Octubre de 2019

Estetoscopio Gremial

“El instrumento para que el afiliado oiga lo que su gremio opina”

CONSECUENCIA DEL PARO DEL DÍA 08-01-16

“PEOR QUE UN OBSECUENTE ES UN OBSECUENTE CON INICIATIVA”

o

”EL PEOR REPRESENTANTE ES AQUEL QUE NO TE REPRESENTA”

"Hay hombres que de su cencia...
Tienen la cabeza llena:
Hay sabios de todas menas
Más digo sin ser muy ducho
Es mejor que aprender mucho
El aprender cosas buenas”


En un efector de salud provincial de la ciudad de Santa Fe ubicado en la Avda. Freyre, los delegados de AMRA , colocaron en lugares visibles carteles con la comunicación del paro del día 08-01-16 y los incumplimientos paritarios que lo motivaron y la modalidad del mismo.

Un profesional, que fue electo como representante de los profesionales, en un acto fascista, arrancó y rompió los carteles. Este profesional, ostenta el título de médico porque para serlo sólo basta estudiar, para ser un representante idóneo y buen compañero de trabajo no se estudia, hay que poseer el don de comprender a los compañeros, de conocer sus necesidades y sobretodo defender sus derechos.

Paradójicamente este profesional está afiliado a un sindicato, anteriormente lo fue del AMRA. Esta incomprensible actitud en un profesional que pretende ser representante, para ello fue elegido por sus compañeros, equivocó el camino. Le falló el GPS, o lo hizo para cuidar los intereses de sus superiores y así preservar los suyos. Superada la sorpresa de esta acción, que intenta cercenar el derecho constitucional a la huelga, (tapando el sol con la mano) nos embarga una intensa preocupación por el próximo paso.

¿Comenzará ahora una “caza de brujas”, persiguiendo a los profesionales?,
¿será él un motivo de la demora de los pases a planta de los contratados?
¿será el responsable del no cobro de los adicionales?
¿será parte de los mecanismos burocráticos que impiden normalizar los cargos de jefe?

Deseamos fervientemente que estos supuestos carezcan de verisimilitud.

Anhelamos, por el bien del Hospital, por la tranquilidad de todos los compañeros (Leyes 9282 y decreto 2695), y por el propio bienestar del representante de los profesionales, que este tipo de actitudes no se repitan.

 
“No hay mal que por bien no venga”